La importancia de dormir bien en el cuidado de la piel

Estamos seguras de que esto te sonará familiar: son las 7:00 am, la alarma empieza a sonar y cada pitido que escuchas es como una espada en tu pecho. Después de posponer la alarma durante casi 20 minutos, te pones en pie. El mundo se siente aún más pesado que el día anterior, y sólo puedes pensar en volver a la cama a las 23:00 para dormir como un bebé. Quince horas y once tazas de café después, te estás preparando para ir a la cama. Te sientes agotada, pero por alguna razón inexplicable tus ojos no lo están. De hecho, tus ojos permanecerán abiertos durante una, dos o tal vez tres horas hasta que puedas quedarte dormida. Son las 7:00 de la mañana otra vez, y sientes que no hay suficiente café en todo el mundo para hacerte sentir descansada. Te diriges al baño y ¡voilá! te das cuenta de que tu piel también se ve cansada. Si pensabas que dormir era inútil, estabas totalmente equivocada. De hecho, mientras duermes pasan un montón de cosas útiles:

Durante las tres primeras horas de sueño tu cuerpo produce la hormona del crecimiento, necesaria para el mantenimiento de una piel joven y radiante.
En las dos horas intermedias de sueño es cuando se incrementa la melatonina. La melatonina es una hormona responsable de regular el ritmo circadiano, pero también actúa como un poderoso antioxidante que ayuda a proteger la piel de los radicales libres. En las últimas tres horas (REM), los niveles de cortisol disminuyen. La temperatura de la piel también baja a su punto más bajo permitiendo que los músculos se relajen y se inmovilicen, dando a la piel su más profunda recuperación de la noche.

Aquí hay cuatro signos de privación de sueño y sus causas:

1. Tu piel se ve gris, pigmentada o con manchas. Cuando no duermes bien, tus niveles de cortisol aumentan, lo que provoca inflamación. Esta inflamación descompone las proteínas de la piel que mantienen ese hermoso brillo en tu piel.

2. Tu piel se desequilibra, lo que lleva a una tez deshidratada, enrojecimiento y brotes. Una noche inquieta bajará tus niveles de pH, causando que tu piel sea incapaz de producir la hidratación que necesita.

3. Te despiertas con ojeras. Mientras duermes, las células de tu cuerpo se regeneran, especialmente a nivel de la piel.

4. Tu piel aparece con menos elasticidad. Tu cuerpo se estresa por la falta de sueño, y el estrés perjudica la integridad del colágeno en la piel. El colágeno es un actor esencial en la elasticidad y la estructura de la piel.

Sabemos que quedarse dormida, especialmente en estos momentos, puede ser difícil, por eso te hemos preparado una lista de cosas maravillosas que puedes hacer para mejorar tu experiencia:

  • Apaga todos los aparatos electrónicos 40 minutos antes de dormir: De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño, «el uso de televisores, tabletas, teléfonos inteligentes, computadoras portátiles u otros dispositivos electrónicos antes de acostarse retrasa el reloj interno de su cuerpo (también conocido como ritmo circadiano), suprime la liberación de la hormona melatonina que induce el sueño y dificulta el sueño». 
  • Mantén la temperatura de tu habitación entre 15ºC y 20ºC
  • Prueba con la respiración nasal: Siéntate en tu cama con los ojos cerrados. Cierra la fosa nasal derecha e inhala por la izquierda, luego cierra la izquierda e inhala por la derecha. Continúe haciendo esto durante 10 minutos.
  • Date un orgasmo.
  • Hazte una infusión de manzanilla, raíz de valeriana y lavanda.
This site uses cookies to offer you a better browsing experience. By browsing this website, you agree to our use of cookies.